Señales de parto

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Señales de parto

A medida que se acerca el gran día, quizá te preguntes si te darás cuenta cuando te pongas de parto. No te preocupes: el cuerpo de la mujer casi siempre da las señales de parto necesarias y la sabiduría interior para reconocerlas. He aquí lo que debes buscar:

  • Señales indicativas de que falta poco para el parto.
  • El comienzo del parto: las contracciones.
  • ¿Parto o falsa alarma?
  • La llamada.

 

Señales indicativas de que falta poco para el parto.

Fundamentalmente son dos las señales que le indican que el parto está próximo.

  1. Ruptura de las membranas (el saco amniótico). Es lo que vulgarmente se conoce como "romper aguas". No todas las mujeres expulsan la misma cantidad de líquido amniótico por la vagina. En algunas es tan sólo un goteo, mientras en otras se produce un flujo repentino. Sorprendentemente, apenas el 25% de las mujeres rompen aguas antes del parto y lo más habitual es que ocurra durante el mismo. Pero cuando ocurre antes, lo más normal es que la mujer se ponga de parto en unas 24 horas. Si rompes aguas, avisa a tu médico o comadrona inmediatamente. Anota la hora en que has roto, el color y la cantidad de líquido y si despides algún olor desagradable. Comunica toda esta información a tu médico.
     
  2. Flujo sanguinolento. Un día o dos antes de que comiencen las contracciones, es posible que observes un flujo mucoso rosado o manchado de sangre. Este "flujo sanguinolento" no es más que el tapón mucoso que ha mantenido cerrado el cuello del útero durante la gestación. No todas las mujeres notan este flujo y algunas comienzan las contracciones antes de soltar el tapón. También hay que tener en cuenta que este flujo sanguinolento no es igual que el flujo marrón que puede aparecer tras un examen vaginal preparto y que no ha de ser motivo de preocupación alguna.

El comienzo del parto: las contracciones.

La señal inconfundible de que ha comenzado el parto es cuando llegan las contracciones uterinas a intervalos regulares. Las primeras contracciones son como dolores menstruales o punzadas en la zona lumbar que vienen y se van cada 20 ó 30 minutos. Poco a poco, estos dolores o punzadas van aumentando en intensidad y duración. Además, las contracciones se hacen más frecuentes, hasta que llegan cada tres a cinco minutos. Controla la frecuencia de tus contracciones anotando la hora exacta en que comienzan y el tiempo que duran.

 

¿Parto o falsa alarma?

Parto real

  • Las contracciones son regulares y siguen una pauta predecible (por ejemplo, llegan cada ocho minutos).
  • Se experimenta una progresión en tres aspectos: las contracciones…
    • …llegan cada vez antes,
    • …duran cada vez más tiempo y
    • …son cada vez más dolorosas.
  • Cada contracción empieza en la zona lumbar y el dolor se irradia después hacia adelante, hacia las ingles.
  • Las contracciones no desaparecen ni se retrasan por un cambio de actividad o de posición.
  • Puede aparecer un flujo sanguinolento.
  • Es posible que se rompa aguas.
  • El médico o comadrona observará cambios en el cuello uterino, como maduración (ablandamiento), borradura (afinamiento) o dilatación.

Falsa alarma.

  • Las contracciones son irregulares e impredecibles (por ejemplo, se repiten a los diez minutos y luego a los seis, dos, ocho, etc.).
  • No se observa progresión alguna.
  • Las contracciones son como una tensión abdominal generalizada.
  • Cambiar de actividad o de posición puede hacer que las contracciones se retrasen o desaparezcan.
  • No suele haber flujo sanguinolento.
  • No se rompen aguas.
  • No hay cambios en el cuello uterino.

La llamada.

Si crees que estás de parto, llama a tu médico. Ten tus notas a mano cuando hagas la llamada. Así podrás proporcionarle información precisa sobre tus síntomas. No temas llamar a cualquier hora, de día o de noche. Tu médico es consciente de que el parto no siempre empieza en horario laboral y los médicos de turno saben que el teléfono puede sonar en cualquier momento.

También has de tener en cuenta que quizá no tengas que ir al hospital inmediatamente. De hecho, si se trata de tu primer bebé, la mayoría de médicos y comadronas te recomendarán que te quedes tranquila en casa hasta que las contracciones se presenten a intervalos de cinco minutos. Si ya has dado a luz antes, es posible que te digan que vayas al hospital antes, porque tu parto puede evolucionar con más rapidez.

Cuando se está de parto se tienen distintas sensaciones al mismo tiempo, como excitación, incredulidad y aprensión. Trata de mantener la calma y de organizarte. Pide a tu pareja o a un amigo que se quede contigo para ayudarte a anotar tus síntomas, hacerte compañía y llevarte al hospital cuando llegue el momento. Sobre todo, sé consciente de que estás capacitada para cumplir con la tarea que tienes por delante, que es traer a tu bebé al mundo.

* Artículo realizado por Elaine Zwelling, RN, PhD, FACCE.
 

 

Artículos relacionados:

 

Tal vez te interese: